Teléfono (999) 927 9072 | info@diagnolabs.com.mx, mnpeninsular.gladys@gmail.com |

El cáncer es un proceso de crecimiento incontrolado de células y puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. Muchos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo (como el humo de tabaco); además, un porcentaje importante puede curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana.

En México, cada año se diagnostican en promedio 190 mil nuevos casos de cáncer y 80 mil fallecidos por esta enfermedad. Sin embargo, expertos coinciden que al modificar tu estilo de vida es posible prevenir diversos cánceres, como los de mama, cérvix, próstata, colon y pulmón, los cuales representan cerca del 50% de todos los tumores.

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta las probabilidades que tiene una persona de padecer una enfermedad como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo y muchos de ellos están relacionados con el estilo de vida. A continuación, te presentamos cinco cambios que te ayudarán a reducir dichos factores.



Deja el cigarro. Fumar ocasiona una tercera parte de todos los tumores malignos. No sólo afecta las partes del cuerpo que tienen contacto con el humo (boca, garganta, pulmones, etc.) ya que las sustancias que contiene el tabaco también afectan otros órganos como el riñón y la vejiga.


Modera tu consumo de alcohol. Beber alcohol puede aumentar el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago, laringe, hígado y seno. Mientras más bebas, mayor será tu riesgo.

Practica ejercicio. Hacer actividad física de moderada a enérgica reduce el riesgo de cáncer y de otras enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas y la diabetes. Las investigaciones muestran que las personas que hacen actividad física de manera regular tienen un riesgo menor de cánceres como: colon, mama, útero y pulmón.



Elige alimentos saludables. Una dieta hipercalórica se relaciona con el desarrollo de sobrepeso y obesidad, lo que a su vez se asocia con el desarrollo de algunos tipos de cáncer como como de tiroides, vesícula biliar, cuello y riñón.


Evita el sobrepeso. Las personas obesas tienen con frecuencia una inflamación crónica de grado bajo, lo cual, con el tiempo, causa daño al ADN que puede conducir a diferentes tipos de cáncer como: endometrio, hígado, riñón, páncreas, colorrectal, etc.

Aunque muchos de los factores de riesgo no se pueden modificar, los relacionados con tu estilo de vida sí lo son. Infórmate en tu centro salud más cercano y recuerda: la detección temprana salva vidas.



Regresar