Teléfono (999) 927 9072 | info@diagnolabs.com.mx |



Actualmente se han presentado más casos de este padecimiento, Diagnolab se preocupa por ti y tu familia y te compartimos esta útil información que te ayudará a cuidarte y a proteger a quienes más amas.

¿Qué es?
La enfermedad de manos, pies y boca es una afección contagiosa causada por los virus Coxsackie y enterovirus.
Se presenta con mayor frecuencia en bebés y niños menores a los 5 años; sin embargo, al tratarse virus contagiosos, también los niños mayores a esa edad y adultos pueden contraerla.
Los meses de verano y de otoño son en los que más se puede llegar a propagar el contagio de esta enfermedad, predominantemente en zonas con clima tropical, como la nuestra.

Síntomas.
Tienden a irse presentando de manera escalonada, no todas las personas los experimentan, pero una vez teniendo el virus puede contagiar a otras personas.
Los más comunes son:
● Fiebre leve.
● Pérdida del apetito.
● Dolor de garganta.
● Dolor abdominal leve.
● Malestar general.

El período de incubación es de 3 a 7 días, se pueden presentar llagas dolorosas en la boca, que inician como puntitos rojos planos, mismos que también pueden aparecer en la palma de las manos y la planta de los pies y, a veces, en las rodillas, los codos, las nalgas o el área genital.
Se presenta también sarpullido en las extremidades que suele desaparecer después de 5 o 10 días de haberse presentado.
En términos generales, esta enfermedad no deja secuela alguna a quienes la han padecido.

Contagio.
● Contacto con heces fecales al momento de cambio de pañales de un menor infectado.
● Contacto con fluido nasal de alguien infectado con el virus.
El riesgo más grande de contagio se produce a la edad de 2 años, en lugares donde se convive de cerca con otras personas como lo pueden llegar a ser las guarderías o las escuelas.
El contagio se presenta en los primeros 3 días después de haber tenido contacto con el virus y los síntomas comienzan a aparecer después.



Precauciones.
Es importante tener ciertas precauciones para evitar en lo posible el contagio. Las medidas recomendadas son:
● Lavarse las manos constantemente.
● Separar los platos y cubiertos de la persona contagiada.
● Estornudar cubriéndose con el codo del antebrazo.
● Evitar saludar de beso.


Tratamiento recomendado.
Al presentase los síntomas, acudir de inmediato a revisión médica, notificar en la escuela o lugares donde asiste el menor y evitar la automedicación.
El tratamiento consiste en:
● Vigilar la correcta hidratación.
● Administración de medicamentos que controlen la fiebre y el malestar.
● Consumir líquidos fríos y lácteos
● Evitar beber jugos que produzcan dolor.


Regresar