Teléfono (999) 927 9072 | info@diagnolabs.com.mx, mnpeninsular.gladys@gmail.com |

Mientras que para algunos tener diabetes es una limitante, otros la consideran como el mejor pretexto para ingresar a una vida saludable, con buena alimentación y mucho deporte.

Esto prueba que la diabetes no es obstáculo para una vida plena y feliz; solo necesitas buena actitud y conocer más sobre esta enfermedad.


2. Infórmate y controla tus medicamentos y tratamiento

¿Qué tipo de diabetes tienes? ¿Tipo 1 o tipo 2? ¿Sabes la diferencia entre una y otra? ¿O las consecuencias de no controlar tus niveles de glucosa en la sangre? Este es el momento de informarte y aprender lo más que puedas sobre esa condición con la que deberás vivir el resto de tus días.

La comunicación periódica con tu médico es fundamental para que puedas controlar tus niveles de glucosa en la sangre. Mantén un buen registro de tus visitas y no te saltes ninguna. Pero además, hay otros especialistas a los que debes acudir, al menos una vez al año (el dentista y el oftalmólogo por ejemplo). Además del equipo de apoyo que incluye al nutricionista certificado y, si te lo indican, el educador que te enseñe a inyectarte.



3. ¡Cambia (gradualmente) tus hábitos!

Piensa en tus actuales hábitos de alimentación y actividad física. ¿Qué tipo de comida compras? ¿Cuánta actividad física haces? Trata de anotar honestamente lo que comes unos cuantos días para darte una idea. Con base en tus actuales hábitos, comienza con unos pocos cambios que sean fáciles de enfrentar. Recuerda: no necesitas cambiar todo a la vez.

¡Pero hay más! además de evitar el sedentarismo y llevar una buena dieta: el tabaco es uno de los enemigos principales de tu salud. Aunque parezca no tener relación con tu diabetes, dejar de fumar reduce el riesgo de padecer retinopatía o neuropatía diabética. En cuanto al alcohol, evita los excesos; recuerda que el consumo de bebidas alcohólicas de alta graduación puede producir un descenso rápido de la glucemia o un ascenso rápido.



4. Practica ejercicio

Llevar una vida sedentaria es uno de los factores determinantes para desarrollar diabetes, especialmente del tipo 2. La falta de tiempo o la pereza son las excusas más oídas en lo que a ejercicio se refiere, pero cuando tu salud depende directamente de ello no hay justificaciones posibles (además, te sentirás mejor gracias a las endorfinas que genera el deporte).
¡Recuerda ser constante! Si además unes el ejercicio con una alimentación balanceada tendrás el combo perfecto para mantener a raya tu diabetes. ¿Qué esperas? ¡Levántate y actívate!

5. Aliméntate de forma saludable

Una dieta balanceada es vital para la salud de todos, pero para los diabéticos lo es mucho más. Lo que comes y la cantidad que comes influye directamente en el nivel de la glucosa en la sangre. Si es tu caso, la clave radica en el control de las porciones y de los carbohidratos.



A continuación, te presentamos algunas de las características que deben formar una alimentación saludable para personas con diabetes:

Reduce el consumo de azúcares. Este parece el consejo más lógico: si la diabetes provoca aumento de la glucosa en la sangre, reducir el consumo de azúcares parece bastante razonable. Presta atención a los azúcares ocultos, por ejemplo, en salsas (catsup), pan industrial y productos envasados.

Elige alimentos de índice glucémico bajo. Especialmente importante en el caso de alimentos como pan, arroz, pasta o cereales de desayuno, los cuales se debería tomar en su versión integral.

Añade vegetales a tus comidas. Es muy fácil, puede ser un acompañamiento vegetal para un segundo plato. Cualquier opción es buena para aumentar el consumo de alimentos vegetales, tanto crudos como cocidos en cualquiera de las comidas del día.

Sé tu propio chef. Aprender técnicas culinarias, nuevas recetas, probar alimentos nuevos, hacer la compra frecuentemente, todo ello ayuda a saber más sobre la cocina y sobre los alimentos. Esto ayuda a seguir una mejor alimentación.

Evita alimentos procesados. Es importante reducir al máximo posible el consumo de alimentos altamente procesados, comidas preparadas o embutidos, helados y lácteos azucarados, bebidas azucaradas y batidos entre otros.

Toma el control de tu enfermedad y de tu vida: cuidar tu diabetes es la base para prevenir todo tipo de complicaciones. No te abandones, ¡Ser diabético y llevar una vida con calidad es posible!




Regresar