Teléfono (999) 927 9072 | info@diagnolabs.com.mx, mnpeninsular.gladys@gmail.com |

Si tienes vida sexual activa, infórmate y protégete de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) ya que éstas pueden tener efectos permanentes en tu salud. Las ETS son un grupo de enfermedades que se contagian durante las relaciones sexuales sin protección; son causadas por virus, bacterias, hongos y otros gérmenes microscópicos. Además, una persona infectada puede seguir propagando la enfermedad sin saber que la tiene.




Existen muchos microbios causantes de las ETS, siendo las más frecuentes: Tricomoniasis, clamidiasis, candidiasis o moniliasis vaginal, gonorrea, sífilis, chancro blanco, herpes, condilomatosis-virus del papiloma humano-, hepatitis virales y VIH/SIDA. Todas se pueden diagnosticar por medio de una prueba de sangre o directamente del flujo vaginal, anal o por uretra (o de la úlcera que apareció después de la relación sexual sin protección).




Por otro lado, las ETS pueden volverse crónicas y presentar consecuencias como infecciones, dolor en el bajo vientre, cáncer de la matriz, cambios en la regla, abortos y esterilidad. Es por ello, que te presentamos 3 formas de protegerte a ti y a tus seres cercanos contra ellas:

1. Mantén una vida sexual sana. Limita la cantidad de parejas sexuales; cuantas más parejas sexuales tengas, mayor será tu riesgo de contraer ETS. También, la comunicación con tu pareja es clave para la salud de ambos, sean honestos sobre cualquier riesgo o infección que hayan tenido y conozcan los antecedentes sexuales de cada uno.





2. Utiliza métodos preventivos. Usa un preservativo cada vez que practiques sexo vaginal, anal u oral. Los métodos anticonceptivos que no son de barrera, como la píldora anticonceptiva o el dispositivo intrauterino (IUD o DIU) no brindan protección frente a las ETS. Siempre usa condón si no tienes una pareja sexual estable.





3. Cultiva hábitos de higiene y prevención adecuados. Consulta inmediatamente al médico si presentas alguna secreción o lesión genital; Si eres mujer, realízate un examen pélvico una vez al año o con la frecuencia que sugiera tu doctor y se honesta con tu médico acerca de tus prácticas sexuales.





Para finalizar, hazte pruebas de detección de ETS periódicamente. No todas las ETS tienen síntomas, así que los exámenes médicos regulares son clave. Asimismo, no se puede saber a simple vista si una persona está padeciendo de una ETS; por ejemplo, los expertos calculan que nueve de cada 10 personas que tienen el virus del herpes no saben que lo tienen. De ti depende, ¡Cuídate!.


Regresar