Teléfono (999) 927 9072 | info@diagnolabs.com.mx, mnpeninsular.gladys@gmail.com |

En el marco del día del Paludismo en las Américas, hoy hablaremos de esta enfermedad (también llamada Malaria) que puede adquirirse a cualquier edad, igual en hombres que en mujeres y niños. El Paludismo incapacita para el trabajo, lo que afecta la vida familiar y cuando son muchos los enfermos en una localidad se transforma la vida económica de la comunidad. Te invitamos a conocer más en el siguiente artículo.




¿Qué es el Paludismo?

El paludismo o malaria es causado por un parásito denominado Plasmodium que se transmite a través de la picadura de mosquitos hembras infectados del género Anopheles. En el humano, los parásitos se multiplican en el hígado y después infectan los glóbulos rojos.

¿Cómo se transmite el Paludismo?

Para la transmisión del paludismo se requieren tres factores: la presencia del agente infeccioso, parásito del género Plasmodium, la de mosquitos infectados por el parásito y la presencia del ser humano. La hembra del mosquito del género Anopheles se alimenta de sangre humana y al picar a una persona infectada ingiere los parásitos (gametocitos) los cuales se reproducen de forma sexual en el tubo digestivo del insecto y permanecen en las glándulas salivales. Cuando pican de nuevo, a una persona sana, transmiten el parásito (esporozoitos) con la saliva.




¿Cuáles son sus síntomas?

Clínicamente se presentan:

Accesos febriles.
Escalofríos y sudoración.
Vómitos.
Dolor de cabeza.

Los síntomas aparecen a los 7 días o más (generalmente entre los 10 y los 15 días) de la picadura del mosquito. Si los pacientes no son atendidos rápidamente suelen agravarse y manifestar anemia grave.

¿Cómo se hace diagnóstico?

El diagnóstico se realiza mediante el examen microscópico de gota gruesa de sangre. Al detectar un caso de paludismo, es necesario tomar muestra de los convivientes, aún cuando estos no presenten sintomatología para investigar el diagnóstico de paludismo.

¿Qué medidas preventivas puedes tomar?

La prevención se enfoca en dos intervenciones principales: Control físico: Se basa en la Eliminación y Modificación de Hábitats y criaderos de anofelinos (EMHCA’S) mediante la participación comunitaria para la remoción de algas verdes filamentosas presentes en los criaderos y el corte de vegetación peri domiciliaria, que es el sitio de reposo de vectores adultos. Además, se recomienda promover la instalación de barreras físicas (mallas mosquiteras en puertas y ventanas, uso de pabellones, encalamiento de vivienda, etc.) para impedir el acceso de mosquitos a las viviendas (vivienda segura).
Control químico: Sólo se recomienda en caso de brotes o posterior a desastres naturales. Se aplican larvicidas y/o adulticidas químicos o biológicos, la utilización de mosquiteros tratados con insecticidas de acción prolongada y la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual.





Regresar