Teléfono (999) 927 9072 | info@diagnolabs.com.mx, mnpeninsular.gladys@gmail.com |

Por temor a mitos sobre la vacunación, muchas personas eligen no aplicar las vacunas a los menores, aunque los beneficios superan por mucho los riesgos, que son mínimos. Por eso, especialistas del sector salud consideran importante que sea el médico quien indique el mejor momento para que los menores reciban sus vacunas: ya que estas son las herramientas más eficaces para prevenir las enfermedades infecciosas.



Los riesgos se presentan en ciertas condiciones —por ejemplo— cuando el sistema inmune se encuentre debilitado, que pudiera darse una reacción alérgica a algún componente de la vacuna o, y sólo en algunos casos, en el embarazo.

¿Por qué debemos vacunarnos?

Mediante las vacunas hemos conseguido erradicar la viruela, estamos finalizando la erradicación de la poliomielitis en el mundo, el sarampión ha dejado de ser un problema frecuente en nuestro medio, no tenemos casos de difteria y otras enfermedades como la tos ferina, el tétanos, la hepatitis B, las meningitis meningocócicas B están siendo controladas. Aunque los niños son los que reciben la mayoría de las vacunas, los adultos también necesitan protegerse frente a gérmenes como los del tétanos, la difteria, el neumococo, la gripe, la rubéola, que son causa de enfermedades también en los adultos y en muchos casos más graves que en los niños.



La vacunación es una de las acciones preventivas en salud con mayor costo/beneficio para la población. Las vacunas son productos biológicos elaborados a partir de bacterias y virus que provocan enfermedades; tienen la función de generar defensas (anticuerpos) para prevenir el desarrollo de la misma enfermedad para la cual se vacunó el individuo. Niños, adolescentes y adultos necesitan la protección contra múltiples enfermedades infecciosas. Es importante certificar que las vacunas sean seguras, eficaces y de calidad para su desarrollo, distribución y aplicación.

¿Cómo se aplican?

Las vacunas se aplican mediante inyección, y con menos frecuencia vía oral (poliomielitis, fiebre tifoidea, cólera). En muchos casos son necesarias varias aplicaciones para conseguir que el efecto protector se mantenga durante años.




El esquema actual de vacunas en México, protege muy adecuadamente contra formas graves de tuberculosis, hepatitis B, difteria, tos ferina, tétanos, poliomielitis; enfermedades invasivas como Influenza, sarampión, rubéola, paperas, enfermedades diarreicas por rotavirus, infecciones por neumococo y el virus de la influenza.
Presta atención a las indicaciones del personal de salud y síguelas al pie de la letra. Cumplir con todas las recomendaciones hará de tu hijo un niño sano.


Regresar